miércoles, 26 de marzo de 2014

Metropolitano, de Diego Bris

  • Diego Bris Cabrerizo, (aut.)
  • Ediciones Libertarias-Prodhufi, S.A.
  • 1ª ed., 1ª imp.(11/2013)
  • 512 páginas; 20x13 cm
  • Idiomas: Español
  • ISBN: 8479547413 ISBN-13: 9788479547417
  • Encuadernación: Rústica con solapas


Las minas de plata de Hiendelaencina en las que trabajan los hermanos Julio y Leopoldo Aguilera están agonizando. Es el año 1917 y en Madrid, la capital que intenta resurgir de su letargo, están a punto de comenzar las obras de la primera línea del Metropolitano Alfonso XIII. Una visita rutinaria a las minas del duque del Infantado, fiel defensor de la monarquía y accionista de una de ellas, y de Miguel de Otamendi, el ingeniero proyectista del metropolitano, unirá trágicamente los destinos de estos cuatro personajes en la urbe. Allí los hermanos conocerán el amor con la angelical Lucía, la maldad del Topo, la picardía de la cupletista Lola, la afición taurina de Federico, la bondad del padre Fermín, las sospechas del agente Adolfo Villar, la miseria consentida del vagabundo Sócrates, y la vehemencia del escritor argentino Horacio Santi.



Los dos hermanos, tan distintos como inseparables, se verán atrapados por tentaciones dispares de la ciudad: Julio, hastiado de su miserable vida obrera y de la dureza del trabajo en las obras del metropolitano, se introducirá en los ambientes clandestinos del anarquismo más violento de la mano del Topo, su compañero de trabajo. Leopoldo, flaco de carne y valentía, acompañará a Lucía, la novia de su hermano, por la Feria del Libro, el viaducto de la calle Bailén, el café de San Millán y el barrio de los escritores. Conocerá su pasado y su pasión por la cantante Fornarina, enterrada en el cementerio de San Isidro, y luchará por evitar un amor que podría alejarle, definitivamente, de su hermano.

Una noche en la que nada debía suceder, Julio asalta el Palacio de Xifré, en el Paseo de Recoletos, acompañado de Leopoldo. Logran huir por separado, aunque Leopoldo cargará con una misteriosa saca de la que nada sabe y que entregará a la Lola empujado por su cobardía. Madrid ya no será igual desde entonces. Los barrios apestados del sur verán llegar el cadáver de Julio, y su hermano solo encontrará el consuelo de las palabras del padre Fermín. Buscará vengar la muerte de su hermano junto a Federico Ordóñez, su compañero de buhardilla, esquivará las pesquisas del agente Adolfo Villar, le declarará su amor ya liberado a Lucía y beberá a la salud del rey Alfonso XIII junto a su amigo Horacio Santi.

Cuando la Lola, la horonda cupletista amante de Federico, aparece desfigurada por la navaja del Topo, la tragedia terminará por cubrir el destino de Leopoldo. Se verá perseguido por el Topo y atrapado en una intriga política y policíaca que pondrá en peligro no solo su vida, sino también la del duque del Infantado y la del mismo rey, y que se extiende mucho más allá de las joyas robadas en el palacio. 

El final, del que poco se puede descubrir, llevará a Leopoldo y Lucía por los túneles del metropolitano y la tumba de la Fornarina en busca de esa felicidad que no se sabe si llegará hasta la última frase de la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada