viernes, 6 de septiembre de 2013

Buenas noches Supertramp, de Juan Ballester

EAN: 9788494109461
Editorial: Arola Editores
Colección: La Cometa
Temática: Novela
Encuadernación: Rústica
Lugar de publicación:
Tarragona Idioma:
Español Numero de páginas: 238

CRONICA DE UNA LECTURA EN TOP LESS
BUENAS NOCHES SUPERTRAMP
Juan Ballester

Reseña de Amando Lacueva


Por suerte uno va bien preparado: gafas de sol, gorra, sombrilla, silla plegable y agua fresca, pues Manolo, el de las alturas, cae a plomo en este concurrido pero apacible trocito de arena en el que he podido parapetarme con mis enseres de lectura, después de apartar cuatro piernas sinuosas, dos traseros bien bronceados, y unas cuantas ubres sin sostén, expuestas a los rayos del Astro Rey y las miradas que se me escapan cuando de forma involuntaria, la vista salta de las páginas que me abstraen, al paisaje que me rodea. Y es que para abordar la obra de Juan Ballester, uno ha de encontrarse en top less, o en cueros vivo, como mejor guste, para recibir sus opiniones sin corsés que nos predispongan en contra de sus muy acertadas opiniones.


Sí, he dicho enseres de lectura, puesto que uno se arrima a la playa, no a tomar el Sol o un baño refrescante que remedie la sofocante calentura que me agobia, ni a comportarse como un voyeaur, aunque tentado quedo ante tanta Bo Derek hacinada en el metro cuadrado compartido por mí, mi sombrilla y veinte féminas más, si no a leer, a pesar de la canícula reinante y la concurrencia que me mira de reojo cuando paso una hoja de la novela, pues parece que incordio un pezón perdido a mi diestra.

Cuando cae entre mis manos un buen libro, no hay dios que me menee o distraiga de su lectura, pese a los chorretones de sudor que resbalan por mi frente y todas las partes de mi cuerpo, incluso por las más íntimas e innombrables y las decenas de pares de mamas que reverberan desafiantes, pero es que comprobar como Juan Ballester carga la tinta de su pluma como si fuera una bocacha del siglo XVII, bien cebada de perdigones, dispuesto a descerrajar un trabucazo tras otro con ese estilo satírico en el que asoman todos las formas conocidas; desde la hipérbole, la parodia y la yuxtaposición, no tiene desperdicio alguno.

Juan es un equilibrista que sazona sus escritos con la justa medida de ironía y comedia, y al más puro estilo de las diatribas griegas, se atreve con cualquier tema de rabiosa actualidad, agarrando al embolado por las astas, sin temor a chamuscarse las cejas, como lo hiciera Gary Cooper en el 52, en el inolvidable film de Fred Zinnemand, en el clásico de: Solo ante el Peligro, y nos sumerge en sus apasionados monólogos, en los que en ocasiones, desgarradas las vestiduras y sin aplicar paños calientes al convaleciente que va a diseccionar, imagino que sin anestesia alguna, nos conduce, y perdonen la idolatría que provoca en mí su pluma, con brillantez, a una exposición sucinta del tema, para desembocar en una opinión limpia y cristalina que es abrazada, sin duda, por los cobardes que pensamos como él y no tenemos el arrojo, la bizarría ni valentía, de gritar extenuados en las alturas, o emborronar un folio en blanco donde cantar las cuarenta como lo hace Juan Ballester. Sí, y no quieran que les cite la famosa frase del venerado Reverte: “Sin pelos en la lengua”, pues ese es su blasón.

Pero Juan es un hidalgo acostumbrado a combatir contra gigantes de cuatro brazos sin más armas que sus principios; hondos, robustos, bien cimentados y sin fisuras, y como escribe lo que piensa con ese registro informal y ameno, no teme, por decir la verdad y gritarla a los cuatro vientos, la ira de los mortales, pues él, inmortal al estilo de Herman Hesse en su obra El Lobo Estepario,  se sabe por encima de las posibles críticas que bien pudieran generar sus, en ocasiones, encendidos artículos.

No hay que ser Paladín de Carlomagno, para que Los Cantares de Gesta que salen de la pluma de Juan Ballester, pues son una narración épica de lo cotidiano y de lo actual, nos haga comulgar, abrazar y defender, muchas de sus opiniones, si no todas.

Dejando atrás lo literario de mi discurso, quiero deciros, apreciados lectores, seguidores, y amigos todos, que ha sido una lectura cómoda, agradable, sencilla, entretenida y amena, que arranca sonrisas y te lleva a recapacitar en muchos momentos. Me ha embaucado su estilo y su variada temática, y si os la perdéis, habréis dejado pasar el tren que os ha de conducir a conocer la obra de Juan Ballester, este escritor de ficción, articulista y columnista que de buen seguro os deleitará en muchos momentos.

¿A qué esperáis? Adquirirla, leerla, y dejad vuestro comentario.

Resumen

Buenas noches Supertramp plantea si los españoles nacidos entre 1955 y 65 deberían pedir perdón a sus hijos por no haber tomado el relevo de los que nos libraron de la dictadura y nos han metido en una alcantarilla peor que la del disco de vinilo. Se trata de una generación hedonista, ensimismada, oculta, sin nombre e individualista que jamás ha ido a una manifestación ni a recoger la orla de su promoción y salvo Zapatero, que no se enteró, hay muy poca gente que haya destacado en la política, la ciencia o el arte. 

Biografía del autor


Juan Ballester Colomer (Valencia, 1959) es registrador mercantil, columnista de prensa, productor de series animadas, editor de libros infantiles y autor de diversos libros sobre economía y de las novelas Qué haces con tus pies en mi piscina (2004) y El Efecto Starlux (premio de la crítica literaria valenciana 2012).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada