jueves, 24 de enero de 2013

La Increíble y Triste Historia de la Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada. Gabriel García Márquez

La Increíble y Triste Historia de la Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada.

Autor : Gabriel García Márquez

Reseña escrita por Fernando Pineda

"Eréndira estaba bañando a la abuela cuando empezó el viento de su desgracia." Con esta primera frase se inicia la obra "La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada" de Gabriel García Márquez, el escritor colombiano, laureado con el Premio Nobel de Literatura en 1982. Eréndira era hija bastarda de Amadís II, que sucumbió en un duelo, y nieta de Amadís I, que falleció a consecuencia de una fiebre rebelde. Su abuela, en cambio, era una mujer a la que la suerte en la vida le había resultado esquiva. Así persuadida y obliga por la abuela, comenzó a prostituirse. Cuando ya no quedaron más hombres en el pueblo, se trasladaron a un nuevo pueblo donde si había mas hombres y donde Eréndira pudo seguir ejerciendo la prostitución .La abuela y la desdichada jovencita decidieron quedarse en el pueblo donde un cartero transmitiría la nueva llegada, así fue como nuevos clientes empezaron a aparecer.

Nuevo traslado, gracias al dinero habido, y nuevos clientes, incluido a Ulises. Un muchacho simpático que conoció una noche y al que se entregó por voluntad propia sin la recompensa de dinero alguno. Al día siguiente, unos misioneros rescataron a Eréndira de las garras de su abuela. Estuvo varios días recluida en el convento hasta que llegó a ser feliz. La abuela se valió de un joven a quien pagó para que se casara con su hija y pudiera salir del convento. En la boda, la niña admitió que se quería ir, pero con su abuela.En su casa, Ulises solo pensaba en Eréndira, hasta que una noche tomo coraje, decidió escaparse y marchar a buscarla. Su nuevo viaje hacia el mar, empezó cuando la abuela acumulaba muchísimo dinero,todo el que quisiese.

Al llegar al mar, la abuela empezó a tejer sueños en su imaginación sobre la grandeza del futuro de Eréndira. Al verle, Eréndira le rogó que acabara con la vida de su abuela. A la mañana siguiente, Ulises cocinó una tarta en la cual había agregado subrepticiamente suficientes dosis de veneno. Le convidó la tarta a la abuela, quien, agradecida, la recibió sin preocupaciones. La muchacha solo sentía rechazo por el joven, quien sin soportar el desinterés de ella, tomó un cuchillo y en una dura batalla, después de propinarle varias puñaladas, acabó con la vida de la abuela. Con la anciana ya exánime Eréndira, se alzó con los lingotes de oro y corrió hacia la libertad. Gabriel García Márquez (Colombia, 1927) puede llevar el amor y la ambición a niveles del género real maravilloso, propio de Latinoamérica, continente de mezcla étnica, cultural, que llama la atención por las fisuras al interior de sus naciones, que causan su pobreza. Un nivel alarmante del subdesarrollo es la prostitución de menores de edad. En la novela corta ‘La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada’, Eréndira es esclavizada por su abuela para pagarle la deuda de un incendio.

Eréndida ha estado bajo la tutela semi feudal de su obesa abuela, trabajando a su servicio todo el día hasta los catorce años. El incendio que causa la menor es accidental, fruto del agotamiento por sus quehaceres, eso será motivo para que la maligna abuela la fuerce a prostituirse hasta los veinte años de edad, cuando su amante Ulises se decide a matar a la infame vieja. En esta novela el matriarcado está cuestionado por la falta del control de la matriarca, quien comete desmanes solo frenados por la autoridad. Estamos frente a un tópico del realismo maravilloso: la mujer malvada no es femenina, sino por el contrario semejante al varón; así la abuela de Eréndira tiene unos fortísimos brazos de oso con los que lucha contra su acuchillador, el joven Ulises. El lado maléfico de la abuela se consuma por su asombrosa resistencia a los atentados , autoría de Ulises y Eréndira, pues la anciana no muere ni intoxicada por el veneno para ratas, ni por un explosivo que solo le provoca erosiones y abrasa la peluca. Ese mismo día del estampido, Ulises debe resolverse a asesinar a la abuela con un cuchillo para tajearla, mortalmente, propinándole cinco incisiones.

La fuerza de la abuela y su capacidad de soportar el daño la hacen asemejarse a un monstruo de película de terror, de forma milagrosa y algo irónica. La influencia de la abuela sobre Eréndira y el dominio sobre la muchacha se explica por la exagerada sumisión de la chica desde su infancia y adolescencia, solo tras seis años extenuantes de agotador trabajo sexual, esta joven mujer está resuelta a ordenar su muerte para escapar con Ulises, incluso recrimina con vehemencia y aspereza a su amante las falencias para llevar adelante sus técnicas de asesinato. La sangre de la abuela al ser herida mortalmente es de color , sin embargo esto parece no intimidar a la joven, su huída es una muestra de madurez al celebrar su inocencia perdida y observar como Ulises sigue siendo un hombre aniñado a su lado, a pesar de haberse envalentonado al quitarle la vida a la cruel y fortachona vieja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada