viernes, 4 de mayo de 2012

Guerra y Paz de León Tolstoi


La Guerra y la Paz


Autor: Leòn Tolstoi

Reseña escrita por Fernando Pineda


 

En esta gran novela, Tolstoi narra las alternativas de la vida de numerosos personajes de toda clase y describe como nadie la situación a lo largo de casi  cincuenta años de historia rusa, desde las guerras napoleónicas hasta más allá de promediado el siglo XIX. En aquellos tiempos, la campaña de los rusos en Prusia con la reputada batalla de Austerlitz, la campaña de los ejércitos franceses en Rusia con la batalla de Borodín y el incendio de Moscú, se entretejen las aventuras de dos familias nobles rusas, los Bolkonska y los Rostov. Combinando con suprema destreza la historia y la imaginación, el autor nos ofrece la epopeya de dos emperadores, Napoleón y Alejandro.


Es difícil igualar la hondura y magnificencia de este relato que tiene por escenario los salones de San Petersburgo y en las cárceles de Moscú, en esplendorosos palacios y en los campos de batalla. Guerra y Paz es una novela que trata sobre la invasión napoleónica a Rusia, donde el joven lerdo Pierre Bezuchov, asume su  compromiso  con ElenaKagarin, a  quien después abandona.Es participe del frustrado atentado contra Napoleón, es apresado y allí, en ese momento es cuando  descubre el significado de la vida.En la familia Bolonski sobresale  un viejo príncipe que vive solo, al ser abandonado por su hija María, que al huir del padre, se casa con Nicolás Rostov. Andrés Bolonski hastiado de la convivencia con su esposa, marcha a la guerra, es herido en Austerliz. La obra expone con magistral destreza y demuestra que la historia del ser humano es la historia de la guerra, realidad infausta que provoca desconcierto sentimental e intelectual en las almas humanas. La presunción del invasor Napoleón tiene menor consideración  en cualquier humilde soldado. Adentrarse en la  lectura de La   Guerra y la  Paz, novela de Tolstoi es situarse  ante un monumento colosal de la literatura, una de esas catedrales góticas que se edificaban sin tener en cuenta el nombre del arquitecto y su época.

Constituye asimismo la obra más perfecta y la culminación (junto con quizá "La Regenta") de la literatura realista. El molde clásico, nunca preciso, sólo insinuado, toma en esta novela caracteres heroicos, épicos, trágicos, lingüísticos, opuestos, antagónicos, republicanos, monárquicos y anárquicos. "Guerra y Paz", desde su orígenes hasta la recreación de sus  personajes, es una obra ambiciosa, esperanzadora e irrefrenable, quizá la obra más grande de la literatura moderna (y probablemente de todos los tiempos). 

Es ineludible recordar a Víctor Hugo, su conducción de las masas y la manera pintoresca con la que definía los personajes. Distanciados por la estepa, la educación y algunos años (pocos), ambos autores realizan un cuadro en forma de epopeya de un período histórico ( el excelso dramaturgo concibe un fresco sobre Waterloo y Tolstoi sobre las invasiones rusas de Napoleón). Hay numerosos puntos en común, tanto en tratamiento como en aproximación a la psicología de los personajes. Al igual que sucedió con Dostoievsky, Tolstoi no pudo dejar de amar a sus personajes.  Los amó con ternura y también con algo de artificio, casi melodramático.

En tanto Dostoievsky es el autor de los espacios cerrados,Tolstoi es el novelista de los espacios abiertos, de las casas de campo y de las grandiosas excursiones por la estepa, en las que la naturaleza jugaba un papel relevante. Es la obra que, siendo modelo y enteramente clásica, antecede los movimientos posteriores (Stevenson Hardy, James). La acción bélica no es un subproducto de las motivaciones psicológicas, ni siquiera al contrario. Hemos leído tantas novelas en las que los actores sólo sirven para acompañar períodos históricos... "Guerra y Paz" es grandiosa , es la obra por excelencia donde los personajes se encuentran  aproximados a su propia libertad, la suprema libertad de convertirse en marionetas o verdugos.   

Efectuar cualquier comparación entre "Guerra y Paz" con cualquier otro texto se convierte casi en no otra cosa que un "insulto a la inteligencia". La sobresaliente y ajustada  definición de los personajes (sólo comparada, quizá, en Anna Karenina) sirven de marco a la guerra de antagonismos que sirven para dar título al libro. La dualidad sugerida es dualidad en el conflicto y en la calma, y el novelista concibe desde su perspectiva de alto aristócrata la estupidez de su propia posición. El compromiso asumido por el noble era lidiar por aquel paraje inhóspito llamado Siberia que jamás conocería, por aquella gente que vivìanmaltratadas y movidas por el  despecho. Los personajes se disparan irrefrenablemente  a constituirse en protagonistas de la lucha. De la calma inicial, Tolstoi nos lleva hasta el mayùsuculo caos del conflicto.

Es un conflicto cimentado en de rededor  de  estructuras y acontecimientos, impreso en la historia. ¿Son títeres en torno a la idea reciente del "nuevo imperio"? Libertad, la gran idea, la arcaica irrealidad. Empujados al conflicto, el hombre, en ese estadìo de supuesta apatía, enfrentado al instinto de supervivencia, encuentra el grito de libertad que termina  desgarràndose  en el interior.    "Guerra y Paz" es uno de esos textos difíciles  de volver a encontrar , tanto por su extensión como por su tratamiento. Se trata sin duda  de un poema sinfónico en el que las partes del texto se completan narrativamente en el contexto histórico que las entrelaza. La lectura de Guerra y Paz nunca jamás se vuelve aburrida y, difícilmente  nunca más, podrá ser repetida.

3 comentarios:

  1. Una gran novela como Guerra y Paz(no por su volumen) merecía una reseña como esta de Fernando Pineda, sin lugar a dudas. Saludos, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Vi la peli pero no leí el libro.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante novela, que a pesar de su extension lo deja a uno con ganas de mas, como pasa con pocos autores. solo se me ocurre una comparacion, con otra gran obra, a mi gusto la mejor escrita en lengua castellana, como lo es sin dudas, Cien años de soledad. Dos maestros, dos tiempos historicos, dos joyas literarias.

    ResponderEliminar