lunes, 9 de abril de 2018

Terapia de grupo. A contrarreloj, de Roser Justicia Vidal.

Terapia de grupo. A contrarreloj, de Roser Justicia Vidal. Editorial Círculo Rojo, 2017.

Adentrarse en las entrañas de la condición humana en sus múltiples vertientes. Esa es la sensación que percibe el lector que se sumerge en el universo literario de Terapia de grupo. A contrarreloj. Porque sí, como se avanza desde el mismo prólogo, “la vida se ve diferente tras los barrotes de una celda. Es como si el día, apagado y gris, te quedase dividido en fragmentos, destinados a recordarte que has perdido el derecho a vivirlo entero”. Asimismo, el comportamiento y las emociones humanas se retratan de forma magistralmente fragmentada, cual piezas de puzle del funcionamiento de la mente humana que se necesitan las unas a las otras para formar un todo. A partir de ahí se plantea la posibilidad de construcción (o, mejor dicho, de reconstrucción) de ese todo. Porque… ¿es posible unir “las piezas que los años habían ido destrozando”?

Todo ello presidido por San Marcos, portarretratos del puzle con personalidad propia y “aspecto ojeroso de un edificio enfermo”. El narrador, de trazo hábil y prodigioso, nos empuja a conocer el lugar donde se lleva a cabo la acción, donde “la vida de las personas se abría en canal para sacar el veneno que atacaba sus pensamientos”: el espacio ideal para analizar y describir los sentidos que provocan sensaciones y situaciones en su desgarro máximo.

El lector visualiza acciones y se adentra en sus almas como si se dispusiera de una cámara de cine, estratégicamente conducida a través del foco de Mabel Fuentes. Interior y exterior, juego de dualidades. Y en el exterior, la lluvia, personaje tan complejo en sí mismo como la condición humana, “cómplice, insistente, engañosa. Puede caer tan suave como para acariciarte el cuerpo o romper con tanta fuerza como para calarte entero, no la controlas, es inevitable, no puedes dominarla aunque quieras”… La lluvia cala en el libro como el elemento de contacto entre el cautiverio y la libertad, entre los personajes, entre el bien y el mal, entre el recuerdo del pasado y las sensaciones del presente. Porque el alma humana se fragmenta y se nutre de dualidades antitéticas, es la contradicción en estado puro. Locura y cordura, luz y sombras, silencios y sonidos, pecado y culpa, realidad y ficción…

En un único espacio que acoge la fragmentación, las dualidades se tejen mediante una trama perfectamente hilvanada, gracias a la autora, verdadera artesana de las estrategias narrativas capaces de crear, a su vez, personaje a personaje, el personaje general de la mente humana en sus distintas vertientes. Y, si tal como afirma Damián Valle, “la información es poder”, el poder del narrador consiste en desvelar verdades universales sobre comportamientos y actitudes humanas encarnadas, cual posesión diabólica, en cada uno de los asistentes a la terapia de grupo. Ritmo, humor y horror. El tictac incesante del reloj, que marca el paso del tiempo y rompe los silencios otorga y marca un ritmo narrativo que no decae, al contrario, se acelera in crescendo, en una estratégica dosificación de la información, que consigue no solo atrapar, sino dominar (como nos advertía Valle) al lector, inmerso en un tapiz coral de voces, en una telaraña de complejidad múltiple. Y cuando todo parecía desvelado, el poder del narrador demiurgo ejecuta a la perfección los giros necesarios para evidenciar que la línea entre locura y cordura, entre realidad y ficción, es tan fina que a veces se confunden. Porque todo es del color del cristal con el que el narrador quiere que lo miremos.

Si “algunas de las ideas más brillantes de la humanidad nos las han regalado personas a las que llamaron locos”, podríamos afirmar, sin ningún tipo de duda, que a Roser Justicia, en actitud quijotesca, el motivo literario universal de la locura y las distintas voces de la mente humana le ha inspirado un libro trampa. Trampa porque atrapa al lector y le obliga a formar parte de esa terapia de grupo, a ser uno más, a conocer (y en algunos casos reconocer) debilidades humanas. Todo ello dejándose manejar por los hilos de una titiritera capaz de gobernar a sus marionetas como una verdadera artista.

Lídia Coll

biografía:
Roser Justicia Vidal, nacida en Sabadell (BCN) es co-fundadora y presidenta del grupo ArTeatre, desde donde lleva a cabo la adaptación, dirección y puesta en escena de diversos textos teatrales. Comenzó su aventura como escritora a muy temprana edad, a los 13 años ya había escrito y se había representado su primera obra de teatro. A partir de aquí, vinculada siempre al mundo de las artes escénicas, escribió y tuvo el placer de ver interpretadas obras tales como «Tras la mirada Dormida» o «Manos arriba esto no es un atraco».

Los guiones cinematográficos le permitieron desarrollar su parte más “oscura”, escribiendo y/o dirigiendo cortometrajes de terror tales como La Sombra, Los Despiertos, La Bruja del Mar o Malabares, entre otros muchos títulos.
Licenciada en Geografía por la UAB, Master en Riesgos Laborales y profesora de secundaria mediante el Certificado de Aptitud Pedagógica, estudió la escritura de guion en la UB con la escuela de cine SomJoves y perfeccionó la técnica a través de los cursos de escritura de guion avanzados de la SGAE. Actualmente cursa estudios profesionales en artes escénicas, (teatro, cine y televisión), en la escuela El Timbal, convencida de que interpretar es otra manera de vivir, sentir y describir emocionalmente personajes, que sobre el papel, llegarán al lector convertidos en verdad.


SINOPSIS
No es fácil llevar a cabo una terapia de grupo, especialmente cuando tus pacientes son asesinos, concentrados en sepultar la culpa bajo toneladas de «buenos motivos». La mayoría prefieren no hablar de ello pero siempre hay excepciones, individuos que rememoran con satisfacción los gritos, son bestias inteligentes que se mueven por instinto y uno de ellos, el peor de ellos, ha cumplido con su tiempo de castigo.

Supervisada por quienes cuestionan su trabajo y entre un grupo de pacientes que no quieren dejarse ayudar, la doctora Mabel Fuentes convertirá a Damián Valle en su objetivo, consciente de que tiene apenas una sesión de terapia para evitar que las puertas del centro psiquiátrico San Marcos se abran y dejen a un asesino en libertad.
EMPIEZA LA CUENTA ATRÁS. 



4 comentarios:

  1. Perfectamente escogidas cada una de las palabras que reflexionan y resumen este libro magistral,yo no podría haberlo dicho mejor . Sin duda un libro y un blog que nadie deberia perderse .

    ResponderEliminar
  2. Excelente blog, una gran crítica, no podría haberse descrito mejor. Un libro que te mantiene en vilo de la primera a la última página. La forma en que la autora detalla ese mundo hace que lo empieces a ver con otros ojos, eso y un ritmo narrativo que no decae en ningún momento hacen de este libro una ejemplar lectura.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog!! Tus reseñas son siempre muy acertadas y sobretodo puedo hablar de esta novela, la cual he leido, y es espectacular! Disfruté de su lectura desde la primera página hasta la última! La recomiendo muchísimo😊

    ResponderEliminar
  4. Muy buen blog!!! Tus reseñas son geniales y siempre me ayudan a encontrar buenos libros! Este en particular me lo han recomendado mucho, estoy deseando leermelo!!!

    ResponderEliminar