miércoles, 12 de febrero de 2014

La luna en verso, antología poética

Autor: AA.VV
Editorial: ENTORNOGRAFICO
Colección: EL TORNOGRAFICO DE POESIA
Edición: GRANADA2013
ISBN: 978-84-941061-9-4
Idioma: Castellano
Formato: Rústica
Materia: Poesíaespañola e hispanoaméricana

Reseña de Francisco Basallote


Desde el origen de su existencia el hombre ha sentido la llamada misteriosa de la noche que ha sido fértil campo para la sensibilidad de los artistas y, especialmente, los poetas que han sentido una irresistible atracción por el simbolismo y los misterios de la noche. La luna y las estrellas  ejercieron  y siguen ejerciendo su influjo sobre todos los seres, y no sólo los humanos, del planeta.  La noche se convirtió pronto en el escenario para comunicarse con lo irreal, con los dioses, con el Absoluto; de manera que se la asocia desde nuestros orígenes con el mejor espacio posible para la creación y como fuente inagotable de inspiración artística. En la mitologia griega Nix era la diosa primordial de la noche. 



 La poesía universal está repleta de su misterio : Desde el misticismo de la Noche oscura de San Juan de la Cruz : “En una noche oscura,/con ansias en amores inflamada,/(¡oh dichosa ventura!)/salí sin ser notada,/estando ya mi casa sosegada.”, al realismo de Goethe:  “La noche es la mitad de la vida,/y la mitad mejor.”, pasando por la sensualidad de Breton: “¡Obscena noche, noche de flores, noche de estertores, noche embriagadora, noche apagada cuya mano es una cometa abyecta sujeta por todos los lados con hilos negros, hilos vergonzosos!”, o el romanticismo de Novalis cuyos “ Himnos a la Noche” constituyen una de las obras más hermosas del romanticismo universal, en los que la sombra   de la muerte se posa sobre la   cotidianidad , los poetas han utilizado sus mejores versos para cantar el misterioso y mágico ámbito de su oscura visión.

La presencia de la luna en el paisaje nocturno ha despertado desde la Antigüedad multitud de reacciones en el ser humano, llenas de sentimiento mágico, que han trascendido en la poesía, desde la antigüedad,   su clara presencia ha ido unida a un hálito misterioso que ha incidido en los poetas con una contundente intensidad. En la poesía española la presencia del astro nocturno es constante, ya en “La luna es una ausencia, Carolina Coronado  diría: “…Y tú, ¿quién eres de la noche errante/aparición que pasas silenciosa,/cruzando los espacios ondulantes/…”, y sin olvidar a Miguel Hernández que se autodefinía como “perito en lunas”, la presencia del astro en la poesía de Federico García Lorca es masiva, no solo en el Romancero Gitano donde “La luna vino a la fragua /con su polisón de nardos./…” sino en toda su obra. Borges escribiría su poema “La luna” a María Kodama: “Hay tanta soledad en ese oro./ La luna de las noches no es la luna/que vio el primer Adán. Los largos siglos/de la vigilia humana la han colmado/de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.”Y Jaime Sabines nos dirá que: “La luna se puede tomar a cucharadas/o como una cápsula cada dos horas./ Es buena como hipnótico y sedante/y también alivia/a los que se han intoxicado de filosofía/…”

Con motivo de la celebración de La noche en blanco en Granada se ha editado esta Antología Poética “La luna en verso” en la que han participado un considerable número de poetas que han tenido como tema “La noche” y/o “La luna”, y de la inmensa pluralidad de voces poéticas ha surgido una magnífica Antología, bajo la  Dirección del poeta Francisco Acuyo redactor asimismo del prólogo de la obra, cuya bella portada ha sido ilustrada por María Teresa Martín Vivaldi.

Esta interesante Antología reúne a la más extensa relación de poetas en lengua española, según dicen los antólogos y sin busca de ningún record. Poetas de todas las partes del mundo de lengua española que glosan el escenario de la noche en un singular marco poético, ofreciendo un panorama poético tan diverso como rico. 

En el prólogo, Francisco Acuyo, dice: “…La forma de la noche (si hubiera posibilidad de establecerla) sería acaso el recipiente vacío que contiene todo, aunque, al fin y al cabo, será una representación más que no deja de establecerse de manera abstracta a los ojos del no iniciado, por eso para el poeta (para el místico) este oscuro designio nocturno se ofrece como el sedimento básico para cualquier índole de ejercicio creativo. Es el basamento mítico desde el cual, ancestralmente, se establece el lenguaje básico (iniciático) mediante el que acceder nada menos que a la realidad del fenómeno creativo, que no deja de ser sino la consolidación y constatación simbólica de la realidad de ser…”

Y en realidad así es, del gran seno de la noche, de la esplendorosa claridad de su astro, la creatividad de los poetas han hecho posible esta muestra antológica de la poesía de hoy día en castellano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada