viernes, 4 de octubre de 2013

La predicción del astrólogo, de Teo Palacios

Datos técnicos:

Título: La predicción del astrólogo
Autor: Teo Palacios
Edidtorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-666-5240-7
Nº Páginas: 534

Reseña de Francisco J. Portela


Sinopsis:

Tras la caída del Califato de Córdoba, al-Ándalus se ha desmembrado en un sinfín de pequeños reinos que luchan entre sí por la supremacía de la Península; son los reinos de Taifas. Cuando al-Mutadid asciende al trono de Sevilla, su astrólogo le indica que debe cuidarse de los bereberes, pues terminarán con su dinastía.
Mientras tanto, los reinos cristianos aprovechan la división de sus enemigos para incrementar su poder e influencia. Finalmente, cuando todo indica que los reinos musulmanes van a ser completamente derrotados por los cristianos, llega una nueva oleada de hombres procedentes del norte de África, miembros de un imperio que ha unificado las tribus africanas bajo el estandarte de una fe más estricta.
Los bereberes derrotan a los cristianos, pero no abandonan la Península, sino que deponen a los gobernantes de los reinos de Taifas y toman el poder.


Antecedentes históricos:

La debilidad del Al-Andalus, fragmentado en los reinos de Taifas, permitió a los reinos cristianos del norte tomar la iniciativa militar en la península. Esta superioridad cristiana se vio dos veces interrumpida por la irrupción en Al-Andalus de dos invasiones norteafricanas que consiguieron de forma efímera recuperar la unidad de la España musulmana.
La pérdida de Toledo en el año 1085 fue un duro golpe para los musulmanes de Al Andalus. La reacción fue llamar en su ayuda al poder que se se había hecho fuerte al otro lado del estrecho de Gibraltar: el imperio almorávide.
En el año 1086 llegaron los almorávides, agrupación de tribus beréberes dedicadas a la ganadería, que poco antes habían creado un imperio en el norte de África.
Caracterizados por el rigor religioso, los almorávides acabaron con los taifas, unificaron el poder político en al-Ándalus y lograron contener el avance de los cristianos hacia el sur. Sus éxitos militares más importantes fueron las batallas de Sagrajas (1086) y de Uclés (1108).
El poder almorávide fue efímero. A mediados del siglo XII la unidad de Al-Andalus se vino abajo y la fragmentación política trajo los conocidos como Segundos Reinos de Taifas.
Curiosidades: Los árabes que invadieron la  Península Ibérica y permanecieron en ella durante ocho siglos eran unos amantes de las ciencias y de las letras. Un papel importante en el devenir de este pueblo fue el de los astrólogos. Los califas y reyes árabes han creído en la Astrología y, en consecuencia, algunas de sus decisiones han dependido de las predicciones astrológicas.

Opinión Personal:

Hacía tiempo que no leía una novela histórica ambientada en al-Andalus. Y cuando vi en el catálogo de la editorial La predicción del astrólogo, de Teo Palacios (Dos Hermanas, Sevilla, 1970), no dudé en hacerme con ella. Ya la portada invitaba a darle una oportunidad y no dudé en hacerme con ella. Es de esas que llaman nuestra atención cuando las vemos expuestas en una librería.
Es una novela de las que catalogamos como tochos pero el autor ha sabido trabajarla de tal forma que el lector no se sienta impresionado por el número de sus páginas. Al contrario, con la frescura que está escrita logra que nos sintamos cómodos con la historia que nos narra y nos invita a seguir leyendo porque nos presenta los hechos de forma que  el ritmo de lectura no decae y eso es de agradecer porque llegaremos a las últimas páginas casi sin darnos cuenta.

La predicción del astrólogo está estructurada en treinta y dos capítulos, agrupados en cuatro partes. Las tres primeras transcurren en al-Ándalus, desde el año 1040 hasta el 1088 y la cuarta está dedicada al Imperio Almorávide en la Península Ibérica (1057 a 1086). Un prólogo y un epílogo completan la misma.
Teo Palacios nos transporta a un una época a la vez turbulenta y brillante. Turbulenta porque al-Ándalus se había resquebrajado en los llamados reinos de taifas y los enfrentamientos entre ellos eran continuos pero también estaba el enemigo del norte, los cristianos que intentaban extender sus dominios invadiendo sus tierras. Brillante porque nos muestra el esplendor de la cultura andalusí. Nos encontraremos con astrólogos, matemáticos, ceramistas, geógrafos o reconocidos poetas de la época y disfrutaremos de los lujosos palacios o contemplaremos las mezquitas desde cuyos minaretes llamaban a la oración a los fieles.
Realmente nos da la impresión que viajamos en el tiempo mientras disfrutamos de su lectura pues la ambientación está perfectamente lograda tras la documentación que de esa época acopió el autor para recrearla. Asistiremos a los opíparos banquetes que celebraban los reyes donde sus invitados lucían sus mejores galas, pasearemos por los bulliciosos zocos o nos internaremos por las medinas en las que uno se podía perder fácilmente, pero también veremos cómo comerciantes que osaban cabalgar en solitario por caminos peligrosos eran asaltados por bandidos que les robaban todo lo que poseían. 

La predicción del astrólogo es una novela que hace una perfecta mezcla de historia y ficción, cosa que es de agradecer, porque así no nos sentimos agobiados por tanta información histórica que, en la mayoría de las ocasiones, ralentiza la lectura y nos distrae de la trama. La ficción que nos encontramos en ella logra que nos interesemos por lo que va a suceder a continuación pues, aunque hay hechos históricos que conocemos, se verán adornados por giros que mantienen nuestro interés y nos invita a seguir leyendo.
Todo empieza con algo que sucede en el prólogo y que cambiará el devenir de tres niños que vivían en la taifa de Vilches que ni ellos mismos se podían imaginar el futuro que les esperaba: los hermanos Husaam y Naylaa, y Muhammad, su amigo. Pero, sin embargo, no hay un protagonista definido en esta historia sino un mosaico de ellos que componen un cuadro pintado con trazos seguros digno de ser contemplado por aficionados a este arte pues cada elemento de este lienzo será identificado perfectamente porque en nuestra imaginación quedará grabada cada figura que contemplemos en él.

La predicción del astrólogo es una novela relatada en tercera persona desde el punto de vista de Ibn Abdun, sobrino de Ibn Ammar, poeta y visir de Al-Mutamid, aunque veremos cómo ésta da un giro en las últimas cien páginas pues pasa a ser narrada en primera persona. Utiliza un estilo directo y el lenguaje es sencillo y cuidado y, como bien dice Coia Valls en la contraportada « con piezas que rozan la poesía y otras de gran poder evocador y dramático».
Teo Palacios nos ofrece una novela histórica en la que no faltarán el odio, el amor, la codicia, la traición y las intrigas palaciegas, muy propias de esta época turbulenta que enfrentaban, incluso, a miembros de la misma familia. Seremos partícipes de la disputa de los descendientes de Fernando I de León a la hora de disputarse el trono de su padre, una vez fallecido éste o cómo no les temblará el pulso a al-Mutadid o su hijo Al-Mutammid, el último rey de Sevilla, a la hora de tomar decisiones que les llegarán a causar dolor. He disfrutado mucho leyendo esta novela por lo que no dudo en recomendarla.

El autor:

Teo Palacios nació en Dos Hermanas, Sevilla, en 1970. A lo largo de su vida ha compaginado su labor profesional como directivo de distintas empresas con su pasión por la novela histórica. Colabora con revistas como Cambio 16, Cuadernos para el Diálogo, La Aventura de la Historia, Clío, etc. y en programas de radio, además de impartir cursos de creación literaria. Su primera novela, Hijos de Heracles, cuyo tema principal era el nacimiento de la ciudad de Esparta, tuvo gran aceptación por parte de público y crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada