jueves, 19 de abril de 2012

Siete historias (O excavando en el pozo de la fantasía), de Ángels Oms.

DATOS TÉCNICOS:
Título: Siete historias (o excavando en el pozo de la fantasía)
Autora: Ángels Om
Editorial: Círculo Rojo
ISBN: 978-84-15143-24-6
Páginas: 224

 Cuando era una cría, una de mis grandes aficiones era ir de paseo con mi padre hasta la Cuesta Moyano; allí, entre caseta y caseta le veía hacer acopio de libros y, de vez en cuando, también caía alguno para mi. De esa época también recuerdo el acudir en mayo a la Feria del Libro, en el Parque del Retiro. La ubicación entonces era diferente a la actual, aunque muy cercana. Cuando me hice mayor, mantuve la costumbre de la Feria, (rara vez voy a la Cuesta Moyano y eso que la han remodelado y está preciosa, además de que ahora es peatonal) aunque fuese una sola vez en cada edición. Me encantaba pasearme por las casetas y ver a los escritores firmando sus libros, las largas colas que se originaban y la cantidad ingente de personas que allí se congregaban. ¡El libro era una fiesta y Madrid su referencia!.


Aunque en la actualidad se sigue celebrando y su éxito de convocatoria sigue estando asegurado, yo todavía disfruto acudiendo todos los años, pero también he encontrado algunas fórmulas, mucho más gratificantes, que me permiten conocer a las personas que más admiro: los escritores. Una de ellas es un grupo al que pertenezco, en el que interactuamos unos cuantos blogueros con un nutrido grupo de escritores, normalmente noveles, que nos pasan sus novelas (normalmente en formato electrónico, aunque también en papel), para que nosotros las analicemos. Y es de esta manera como conocí a Ángels Om, la autora de Siete historias y con quien he podido hablar en más de alguna ocasión, invitándola entre otras cosas, a participar en El bloguero invisible. No pudo hacerlo, simplemente porque no le quedaba ningún ejemplar en casa de su novela. Y fue ella, precisamente, quien me regaló el único ejemplar que tengo, junto con unos marcapáginas, una postal y un imán con la portada del libro y a quien tengo que agradecer haber empezado el año con una lectura que difícilmente podré olvidar.
Por eso, por lo que la lectura de este libro me ha supuesto, al empezar a hilvanar las impresiones que la novela me han generado, no he podido evitar remontarme a otra época, porque estoy convencida de que si Ángels viniese a la próxima Feria del Libro de Madrid, no dudaría ni un instante en ir a verla a su caseta y esperar lo que hiciera falta para conocerla personalmente (su dedicatoria, que habla de la importancia de no juzgar nada por las apariencias, ya la tengo).

SINOPSIS:
¿Qué conexión puede existir entre una princesa triste, un monstruo alienígena, un malvado Visir, un laberinto lleno de acertijos, un antiguo Faraón, viejos recuerdos de familia, seis niños y un perro?'''Difícil…… pero no imposible.'''

ARGUMENTO:
Irina tiene ocho años y es la quinta hija de una familia muy numerosa compuesta por sus padres, sus cinco hermanos y un perrito llamado Nikon. Todo esto lo sabemos como consecuencia de una habilidosa introducción en la que ejerce de maestra de ceremonias, presentándonos a su familia y algunas de sus particularidades, sobre todo las de sus hermanos:
- Natalia es la mayor, tiene dieciséis años y está en plena adolescencia, siempre malhumorada y pendiente del Messenger y de hablar por teléfono con sus amigas.
No tiene una buena relación con sus hermanos, en particular con los trillizos.
- José, Julián y Luis, también llamados “los duraceles”, porque se pasan la vida haciendo travesuras y no parecen cansarse nunca. Tienen 10 años y aunque están muy compenetrados, tienen aficiones muy distintas.
- Irina, es la narradora de las historias que posteriormente viviremos. Con tan sólo ocho años, es muy sensata y el nexo de unión entre todos ellos.
- Carmen, tiene cuatro años y medio. Es terca y congenia profundamente con Irina. De procedencia china, fue adoptada por la familia cuando contaba algo más de un año.
- Nikon es la mascota de la familia. Un perro mezcla de yorkshire y caniche, con el que todos están encantados.
Ella será también la encargada de narrarnos lo que sucedió una tarde en que sus padres tuvieron que atender un compromiso laboral y se quedaron a cargo de la hermana mayor, Natalia. Y de cómo nada más cerrar la puerta Felipe y Ángela, empezaron las discusiones, que llegaron a su punto más álgido cuando Natalia tiró un libro contra los trillizos, enfadada por una broma pesada (eso y que la reunión de sus padres había acabado con sus propios planes) y éste fue a estamparse en la pared, abriendo un orificio. Cuando Nikon lo descubre, no duda en entrar y de pronto observan que en vez de verse el hueco correspondiente a la estancia contigua, descubren un nuevo cuarto, una habitación misteriosa. En seguida, mirando a través de la hendidura, observan que en el techo se dan las instrucciones para poder pasar al otro lado. Una vez en el interior, una voz que se autodenomina “Imaginación” les planteará vivir un acontecimiento irrepetible, consistente en que cada uno, apelando precisamente a su fantasía, vivan su propia historia en compañía del resto, incluído Nikon.
Si quieres ver el trailler del libro, accede en esta dirección: http://www.youtube.com/watch?v=F_X2xIw2r7k

IMPRESIONES:
Conocí la existencia de esta novela a través de las reseñas que iba leyendo en diferentes blogs. Creo que la primera que leí fue en el blog de Laky y que posteriormente hizo un sorteo. La portada, aunque llamativa, en principio me pareció bastante infantil. Sin embargo, en cuanto tuve el ejemplar en mis manos, me encantó y a medida que pasan los días me va gustando más y más. Es como la historia que encierra: alegre, divertida y distendida. En ella se dan cita la mayoría de los personajes o escenarios que habitan estas situaciones tan singulares creadas por la autora.
Con respecto a la trama, tengo que decir que es absolutamente adictiva. Aunque desde el principio sabemos en qué va a consistir, ya que hasta el título canta por soleares, eso no es óbice para que una vez leídas las primeras páginas, no podamos dejar de leer, porque las historias son una auténtica delicia. Ya no se trata de que su prosa sea amena, brillante y fluída –que también- sino porque ha sabido crear unos personajes inolvidables, con grandes dosis de ingenio y momentos divertidos, que plantean situaciones imaginativas y, en ocasiones, hasta didácticas.
Eso por no hablar del mensaje implícito que se observa y que es común a todas las historias, que nos habla de los verdaderos valores que deberían regir la existencia humana. Cada uno de ellos será el hilo conductor de una historia diferente, donde sus aficiones y personalidades se pondrán de manifiesto, pues será su imaginación la que facilite los recursos necesarios para vivir una experiencia única. De ese modo, mientras los trillizos se aventuran a viajar a lugares como Plutón (Julián), el antiguo Egipto (José) o realizar una prueba de lógica (Luis), movidos por sus aficiones, las chicas se inclinan más por asuntos de índole sentimental: Carmen nos llevará a la China más remota, Irina nos demostrará como se pueden desmantelar los ardides de un astuto visir y Natalia se abrirá, desvelando a sus hermanos vivencias que guardaba en su memoria y que hasta el momento no quería compartir con nadie. Pero Nikon también aportará su propia experiencia, posiblemente la más original.
Aunque normalmente no suelo comentar nada sobre la estructura las novelas, en cuanto a como está distribuido el contenido, en este caso haré una excepción porque me ha resultado simpático. El libro se compone de una introducción (o prólogo); ocho capítulos (uno inicial que sirve para dar pie a los siete restantes: uno por cada historia) y un final (o epílogo). Hasta aquí todo normal ¿no? Lo que me ha parecido encantador era la manera de titular cada una de estas partes; en primer lugar, de manera tradicional y, en segundo lugar, de una manera más coloquial. Para que os hagáis una idea, quedaría así:
1.- El principio (o pellízcame por si estoy soñando)2.- Historia 1 (o cómo hacer fácil lo imposible)3.- Historia 2 (o cómo perderse en la lógica)
… Y así sucesivamente.Y todos los capítulos, introducción o epílogo tienen un segundo título, que siempre empieza de la misma manera, incluido el título: Siete historias (o excavando en el pozo de la fantasía).
Y precisamente, al hilo de estas curiosidades, voy a contaros una de mis manías: Tengo una mala costumbre que consiste en que cuando cojo un libro para leerlo (no para ojearlo como cuando estoy en una librería o cuando lo recibo por la vía que sea), en vez de hacerlo como haría el más común de los mortales, empiezo buscando los “agradecimientos”, después sigo con las “dedicatorias” y el “índice”. Los primeros y las segundas no siempre van de la mano, porque en unos el autor se puede extender, mientras que en el otro se limita a esbozar un deseo. En el índice me gusta ver si la obra en cuestión se divide simplemente en capítulos o bien si tiene introducción (que no me importa demasiado) y epílogo (cada vez más importante), posiblemente porque no me gustan los finales abiertos y esta mención a un presumible desenlace me da seguridad. Pues bien, los “agradecimientos” de este libro dicen más que la sinopsis que nos ofrecen en la contraportada. Ya que aquí nos encontramos con que esas personas que tanto han ayudado a animar a la escritora a que su novela vea la luz, guardan una curiosa relación con los protagonistas de esta historia…

CONCLUSIONES:
Siete historias es una novela fantástica, si, pero en su acepción más amplia y generalizada; es decir, destila magia a raudales, pero no de esa que tanto tiene que ver con maleficios, hechizos o brujerías de la que anda sobrada la literatura de este género, sino de otra mucho más intangible y seductora, que te embauca y te hace pasar momentos inolvidables.
Y es fantástica también por el buen uso que la autora hace del lenguaje, por sus soberbias descripciones, por sus diálogos, por su fino humor, por su trasfondo y por la chispa de sus personajes.
En definitiva, esta novela es la ideal para haberla leído siendo una niña, pero que al hacerlo siendo adulta, he disfrutado todavía más, porque perpetúa la idea de que la imaginación no tiene límites, un concepto que olvidamos con demasiado frecuencia. Y será una de las que recomiende a partir de ahora a cualquier clase de público y, en especial, a aquellos que me importan.
Y para terminar, acabo citando un párrafo de la introducción, que viene a corroborar el motivo por el que esta historia es excepcional o, como bien dice Irina, perfecta:
“Mi padre siempre dice que todo relato que se precie ha de tener una introducción llamativa, un desarrollo o argumento bien explicado y un final, a ser posible, feliz; dice también que si además tiene una aplicación para quién lo escucha o lee, ya la historia es perfecta." (Página 9)

Por Ana Kayena Gómez

3 comentarios:

  1. Muchas gracias Amando pr la difusión. Sin duda una reseña espectacular.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es la mejor reseña de Siete Historias que he leído (y he leído muchas) XD

    ResponderEliminar