domingo, 19 de febrero de 2012

Escritor & Hombre rico, hombre pobre.

No deseo segar la ilusión de nadie, tan solo reflejar una realidad, mi realidad.
Me lleva a realizaros esta confidencia el haber leído en diversos foros y grupos, comentarios de autores noveles que al igual que yo, han tenido la fortuna de que una de sus obras se edite en papel, por lo que ahora viene a denominarse una "Editorial Tradicional"
Los comentarios a los que me refiero son tales como: "Para los que deseamos vivir de la literatura, lo mejor es editar una obra en papel",... ¿Vivir de la literatura?
Desde luego que la ilusión es algo que no debemos perder, pero cuando se es adulto está bien tener los pies bien afianzados en el suelo y no perder los papeles como me sucedió a mí, cargado de una ilusión infinita.



Recuerdo hace ya cuatro años, cuando se editó mi primera novela en papel, hice planes de futuro. Tenía muy claro cuál era mi vocación y que mi trabajo actual era una simple forma de ganarme el sustento. Pronto haces números y calculas cuántos ejemplares vas a tener que vender para que te permita, si no mantener el mismo nivel de vida, algo que se le asemeje para de una vez por todas, mandar al cubo de basura la rutina que te tiene apresado y poder hacer lo que realmente te gusta, escribir. Pensé: ¿Solo hay que vender eso?,... está chupado.


Mis planes incluían vender mi despacho y dedicarme plenamente a esta ingrata vocación. Al semestre, pese a que mi novela había tenido en ese periodo una segunda edición y gozaba de un relativo éxito, recibí las esperadas liquidaciones de la editorial. No es que fuera un fiasco, pues ya os digo que hubo una segunda edición en tan solo seis meses, pero me di cuenta que pretender vivir de la literatura era una quimera inalcanzable. Desde luego mi planteamiento inicial se vino abajo, pero aún así mantuve la ilusión y con suerte, pronto tuve la oportunidad de editar una segunda novela. 

Yo aguardaba paciente las liquidaciones de mis dos obras, confiando que el montante fuera lo suficiente para poder mantener a mi familia. Los meses transcurrieron y edité una tercera obra, luego una cuarta, y ahora voy por la quinta.

Pues ni con cuatro obras en el mercado y una de ellas rompiendo cualquier expectativa que tuviera depositada en ella, pues se situó rápidamente entre las obras más vendidas, uno puede comprarse un paquete de cigarrillos, al día.

No niego que hay autores que puedan vivir de la literatura: conferenciando, colaborando con programas de radio, revistas, diarios y un largo etcétera, , cosa que yo también hago, aunque creo que ahora lo hacen de forma gratuita porque los medios llaman a esas colaboraciones voluntarias, y no aflojan un céntimo, por lo menos a mí solo me dan las gracias, pero oye, salgo cada miércoles en la radio, jaja.

A todos los colegas noveles que tienen sus ilusiones puestas en llegar a vivir de la literatura, si no tenéis la dicha de ganar un Planeta o que vuestra obra se convierta en un mega best seller, esperar como yo a la jubilación para vivir con ella, no de ella, pues la muy cabrona no se deja agarrar.

Nada más queridos colegas. Espero que una de vuestras obras alcance la cima y os permita vivir un sueño, pues me encantará tener un colega y amigo famoso.



15 comentarios:

  1. De nuevo, aquí la novel agradece la sinceridad de escritores como tú. Lo malo es cuando vivir de escribir te trae al fresco y lo que pretendes es vivir para escribir. Ahí es donde está el problema. Porque yo, desde que supe que Vonnegut trabajó en un concesionario de coches Saab, soy más o menos feliz trabajando como traductora y viviendo como escritora. Un abrazo, Amando.

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte Amando... y cuanta razón tienes. ¿Es posible vivir de la literatura? Yo creo que sí. ¿Cómo? O pegas un pelotazo (algo que suena utópico) O por el contrario te lo curras, no desistes, y trabajas de forma constante hasta que tienes una decena de novelas más que decentes en el mercado (cuando hablo de mercado hablo de cualquier mercado, para mí no hay escritores de primera o segunda catalogados por la estrategia que decidan tomar, todas son válidas). Pretender publicar una novela con una "editorial tradicional" y creer que sólo por eso te vas a comer el mundo es absurdo. Por desgracia hay muchos compañeros que no se han parado a analizar la realidad del sector, y eso les crea cierta confusión a la hora de afrontar los retos.

    ResponderEliminar
  3. Pero esto nuevo no es, yo diría que a día de hoy es más bien todo un clásico. Muchos y muy insignes autores a lo largo y ancho de la historia de la literatura no se han ganado la vida con sus obras. Ni siquiera Cervantes ganó gran cosa con El Quijote, según he leído hace poco por ahí. Así que mi pregunta es... ¿quién le mete en la cabeza a la gente pajaritos y cantos de sirena, como para pensar no sólo que es posible, si no que además es relativamente normal, o incluso sencillo, vivir de la literatura?
    "La realidad es lo que no desaparece aunque no creas en ello" dijo no recuerdo ahora quien, pero muy acertadamente, XD

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es la lacra o la maldición de los escritores Amando, como bien dice Gusa, eso ya le pasó al mismísimo Cervantes, que el hombre murió sin la alegría, no ya de ganar pasta que, si ahora es utopía, en aquellos tiempos... en fin jejeje. Pero quien le iba a decir a él que siglos más tardes se llegaría a convertir en uno de los mejores e innegables clásicos de la Literatura Universal. Y quien habla de Literatura habla también de música, pintura, escultura etc. En fin que la vida del artista es así, bohemia, y ¡Viva el romanticismo! aunque no dé de comer :-)

    ¡Enhorabuena, magnífico artículo!

    ResponderEliminar
  5. Nunca he pretendido vivir del cuento, pero sí vivir con los cuentos. Con eso me conformo y soy feliz.

    ResponderEliminar
  6. Tienes mucha razón, pero debes levantar ese ánimo, que últimamente te veo muy apagado en ilusiones. Yo no te puedo aportar nada nuevo, tengo 7 novelas publicadas, 3 sin publicar, un montón de ensayos escritos y publicados y mucho tiempo en esto y no solo no he podido vivir de ello, sino que a veces me ha costado dinero y esfuerzos (desplazamientos, presentaciones, horas de promoción en internet...)

    En fin, que hace tiempo que escribo porque me gusta y me gusta que me lean... Si algún día consigo pasar la meta ya lo celebraremos juntos.

    Un fuerte abrazo.

    Ramón Cerdá - novelista

    ResponderEliminar
  7. Auténtico, Amando. Esa es la verdad. Esperar matenerte de lo que escribes es una quimera incluso aunque triunfes. Hay demasiada competencia¡¡¡ Demasiados intereses. Lo mejor que se puede hacer es sentir esa felicidad inexplicable cuando ves tu obra, aquello que has imaginado y te ha costado tanto esfuerzo plasmarlo en letras, hecho libro y puesto en un escaparate. Ese es el premio del escritor. Y saber que has hecho felices a tus lectores mientras leían tu historia. El mejor pago es cuando alguien te dice: "Iba en el Metro leyendo tu novela... ¡y me pasé de estación...!" Un abrazo Amando, no dejes de escribir¡¡¡¡ - MAGDA

    ResponderEliminar
  8. Seguimos sonriendo...
    Manuelct^^

    ResponderEliminar
  9. Hola Armando, es la primera vez que publico en tu blog, y estoy de acuerdo contigo. Para mí la escritura es un pasatiempo que me quita muchísimas horas, pero me satisface plenamente al igual que la lectura. Es quimérico pensar que se pueda vivir de los libros, a menos que seas una editorial, claro.

    Yo he publicado por editoras tradicionales y ahora también por Amazon. Mi última novela fue tan vendida que Ediciones B me fichó. Pero ni aún así pienso que sea un medio para poder vivir. Creo que a pesar de lo que muchos opinan, publicando en Amazon se puede conseguir una mensualidad para ciertos gastos, y si las ventas son altas,(y si tienes 5 o 6 libros allí) podría llegar a unos 3.000 dólares mensuales. Pero no todos lo logran.

    Un abrazo,
    Blanca
    Una editorial, en cambio, te da un adelanto y después quién sabe.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy de la opinión que es muy bueno ser realista... pero no por ello caer en el pesimismo. Es que es muy noble eso de darse por derrotado desde el principio. Mi gran maestro Roberto Bolaño lo define así: "Tener el valor, sabiendo previamente que vas a ser derrotado, y salir a pelear: eso es la literatura.", claro, él ganó la pelea. No sólo un vagabundo que es lo que era logró publicar con Seix Barral sin amiguismos o demás influencias pero a la vez se convirtió en el escritor que definirá el siglo XXI. Por eso no estoy de acuerdo con Amado y continuaré siempre en la lucha. Y esta es una de las razones de porqué defiendo el modelo tradicional de publicar. Lo veo casi como purga, una suerte de pugilismo conmigo mismo. Si no venzo es que no traigo para escritor. Me retiraré sabiendo hice mi mejor esfuerzo y que en cierta medida esto es mi victoria. No todo el mundo puede ser escritor y saben qué... que bueno.

    P.D. PLAYBOY: ¿Por qué le gusta llevar siempre la contraria?
    BOLAÑO: Yo nunca llevo la contraria
    (Entrevista de Monica Maristain para Playboy México 2003) Estrella Distante.

    ¡GENIO BOLAÑO!

    ResponderEliminar
  11. Creo que el artículo de Amado es verdadero y realista. Claro que hay excepciones como opina C. Gerardo Perla. Para que la opinión de ambos sea objetiva pues, debería de hacerse estadística. Pero adhiero personalmente a la postura de Amado. Aunque siempre estoy en la lucha también. No está dicho que por ser realista debemos desistir de publicar nuestras creencias o vivencias que tanto ayudan al prójimo, no importa la fama, sí el éxito. Si a una sola persona le hiciste bien con tu obra, pues, habrá tenido sentido tu publicación. Es muchas veces como un apostolado, siempre damos más de lo que recibimos. Al menos así lo siento y creo.
    Silvia.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta la pluralidad. Espero que todos se animen a manifestar su punto de vista.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Amando.

    Quería decirte que te he mencionado en mi blog y he remitido a esta página. Me gusta tu estilo. Eres sincero y dices lo que piensas. Creo que puedes servir de mucha ayuda a las personas que se meten en este lío de escribir sin saber muy bien qué se van a encontrar en el camino.

    También coincido con algunos colegas, como decía Gandhi "El premio se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado". No sé si se puede aplicar en muchas facetas de la vida, pero en la escritura sí, al menos para los que nos llamamos a nosotros mismos escritores, toda una osadía en estos tiempos que corren.

    Y recuerdo que te debo una reseña, me cuesta reseñarme a mí misma, pero te la enviaré en breve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Y por esa remisión estoy yo aquí.
    Ánimo, hombre.
    Yo no tengo mucha esperanza de vivir de la literatura, pero me gusta el concepto de vivir con ella. Habrá que hacer todo lo posible durante el con a ver si llegamos al de :)

    ResponderEliminar