miércoles, 30 de junio de 2010

Tigana, de Guy Gabriel Kay


FICHA TÉCNICA
Título: TIGANA
Autor: GUY GABRIEL KAY
Colección: FANTASIA EPICA
Editorial: TIMUN MAS
Páginas: 521
ISBN: 84-7722-289-4
Portada: MEL ODOM
Género: Novela / Fantasía Épica

Reseña nº 4 para el certamen de Reseñas Literarias



SINOPSIS:

Tigana es una tierra maldita. Maldita y asolada. Tigana no existe. Solo existe en la memoria de aquellos que habían nacido en ella antes de que sus valientes pobladores hicieran frente a la invasión y ganaran la primera batalla matando al hijo del rey hechicero. Y esa fue su venganza: Conquistarla y borrar del recuerdo del mundo la existencia de esa tierra maldita. Solo aquellos que la recuerdan pueden pronunciar su nombre, y solo ellos pueden oírlo. Pero Tigana desaparecerá del recuerdo con la muerte del último niño nacido antes de la batalla.
Años después, un puñado de hombres y mujeres pretenden expulsar a los conquistadores y devolver a su tierra su identidad, su nombre. Su lucha es la lucha de la desesperación, de la venganza. Pero también la lucha del amor frente al odio, y de la necesidad frente a los deseos.
Músicos ambulantes, magos renegados, nobles caballeros, damas, eunucos, todos nos exponen su alma en las crudas luchas por la libertad de una tierra condenada. Guy Gavriel Kay nos hacen temblar de placer y llorar de dolor con ellos, nos transporta por un paisaje de intriga y traición desde los caminos polvorientos y las ruinas hasta la corte, sensual y depravada, donde el rey hechicero espera que se cumpla la maldición.

OPINIÓN PERSONAL:

Si en “El Tapiz de Fionavar” nos describe el mundo primigenio y medieval de un paisaje nórdico, que bien podría ser su Canadá natal, y en “Los mosaicos de Sarantium” nos traslada a la corte de Bizancio en todo su esplendor, con Tigana nos vemos transportados a la Italia renacentista, a la Toscana, el Véneto, con sus ciudades estado y sus cortes sensuales, sus mecenas y sus artistas.
Los nombres, los paisajes,… con suaves toques y pequeñas pinceladas te van creando un lienzo perfectamente ambientado donde sus personajes toman fuerza y relieve desde la primera página, saltando fuera del libro para anidar para siempre en nuestro corazón.
Conforme vas adentrándote en sus capítulos van creciendo, madurando relacionándose y amándose, odiándose y matándose con la mayor naturalidad. Eso me impactó la primera vez que la leí. No era frecuente ver, cuando se publicó en España, escenas de sexo tan bien descritas, tan en su momento oportuno, con tanta naturalidad, en una literatura que se consideraba “juvenil”. Ni tampoco batallas, asesinatos y muertes narradas tan sencillamente y a la vez tan explícitamente que duelen, no físicamente, sino moralmente, porque ninguna es gratuita, ni fácil. Y la menos fácil es la muerte de la inocencia.
Porque, como en todos sus libros, con Guy Gavriel Kay la vida es real, las niñas pierden su virginidad, las mujeres son violadas, los amigos tiene que sacrificar a los amigos, los personajes pierden a seres queridos y los niños tienen que degollar a su primer enemigo. Y eso les duele y les afecta, porque sus personajes tienen alma. Son como cualquiera de nosotros. No son héroes. Son personas en un mundo distinto al nuestro, pero personas, con sus defectos y sus virtudes, sus aciertos y sus meteduras de pata, moviéndose en una historia que el autor hila extraordinariamente bien, con una delicadeza extrema y a la vez con una crudeza lacerante. No hay una escena, un fragmento ni y una frase superflua, fuera de tono, que rechine.
Es una novela única, sin continuaciones, que se lee con ansiedad. Es de esas que perduran en la cabeza mientras no la estás leyendo. Que hacen que estés deseando que el metro se retrase o el autobús pille un atasco, porque la llevas encima y no la puedes soltar. De esas que lees a hurtadillas entre clase y clase, y si se puede, durante la clase. Es, en definitiva, de esas novelas que relees periódicamente, simplemente por el placer de pasar un buen rato con ella, como quien lo pasa con un viejo amigo.

AUTOR:

El canadiense Guy Gavriel Kay, autor así mismo de la trilogía “El tapiz de Fionavar”, “Los mosaicos de Sarantium” "Los Leones de Al-Rassan", y "Reino de Luz y Tinieblas", colaboró con el hijo de J.R.R. Tolkien en la recopilación y preparación de los manuscritos de EL SILMARILLION

3 comentarios:

  1. Un libro fantástico, de los clásicos que mejoran con el tiempo. Fue uno de mis primeros acercamientos al género y estoy deseando realizar una relectura...

    ResponderEliminar
  2. me gusta el triangúlo vikingo, ç
    además es una bella leyenda, todo lo de los celta. vikingos y druidas,

    ResponderEliminar
  3. He de decir que me encanta la literatura fantástica y he leído obras de Guy Gavriel Kay en otras ocasiones. Ciertamente, esta obra me parece que integra e sí aspectos que en "El Tápiz de Fionavar" ya dejaba entrever. Si, me gusta como hace uso este autor de los mitos y leyendas conocidos, los adapta y nos los devuelve a los lectores convertidas en algo nuevo que halaga al lector. Además, la reseña que nos tenemos aquí anima a leer esta obra...

    ResponderEliminar