jueves, 9 de mayo de 2013

Badián no es un anís, de José Rasero Balón

Jose Rasero Balón
Badián no es un anís.
Ed. Alternativa Luz de Luna
2012
De venta en:
-Librería-cafetería La Clandestina
-La Antigua Parra del Veedor
-Pub Cambalache
Cádiz.

Pedidos a: joserasero1@hotmail.es

 
OPINION DE MAURICIO GIL CANO, JEREZ

PERPLEJIDAD, asombro, sonrisas, desazón, intriga, secreto regocijo, vértigo, todo un cúmulo de sensaciones inconfesables y variopintas produce la lectura de ‘Badián no es un aní’ (Editorial Alternativa Luz de Luna: Cáceres, 2012), la impactante novela de Jose Rasero Balón (Alhucemas, 1962). Aunque nacido en el antiguo protectorado español de Marruecos, este escritor se ha criado y formado en la ciudad de Cádiz y su nuevo libro destila salero por cada una de sus páginas.
 
Badián es el nombre del protagonista, un adolescente que se ve forzadamente emborrachado y misteriosamente abandonado en una clínica de desintoxicación alcohólica, donde le hacen firmar un siniestro contrato. Allí conocerá a otros internos, excéntricos y pintorescos, con algunos de los cuales acometerá un plan de fuga que les llevará a las calles y azoteas de la tacita de plata para seguir sus insólitas peripecias hasta desembocar en un restallante final donde todo es nada.

Como ha señalado Juan Diego Fernández, “Rasero, con un estilo rápido, contundente y elaborado, construye un argumento sólido de múltiples vértices: drogas, cobayas humanos, armas, celos, familia, educación, política, indignada actualidad acompasada por pentagramas clásicos de Bach o pellizcos flamencos de tirititrán trantero”… Y sazonado con intensas dosis de poesía contemporánea, pues Badián, además de una cara picassiana por causa de un accidente, posee el don incontrolable de una memoria prodigiosa para los versos, que escupe incontinentemente en ocasiones, las más inoportunas. Entre el elenco de autores cuyos textos se insertan en la novela, no podía faltar una cita del inolvidable Fernando Cañas, aquel poeta del saxo fallecido accidentalmente en la flor de la vida para convertirse en el mito más amable de la movida ochentera gaditana: “¡Yo Tarzán de las azoteas Tú Jane amada Verdad de hombre mono!”.Jose Rasero demuestra en esta su segunda novela un enérgica capacidad fabuladora y un vigoroso dominio de los recursos narrativos, aun de aquellos más propios de la literatura experimental, que sabe encauzar en aras de la agilidad y la amenidad.

Los personajes aparecen muy bien definidos, incluso los secundarios, trazados con dos brochazos caricaturescos, en una técnica emparentada con Valle-Inclán y, más cercanamente, con el esperpento gaditano de Eloy Gómez Rube, otro de los popes de la movida gaditana, también prematuramente desaparecido. Las situaciones y los tipos que se ven desbordados por ellas son dramáticos, en el sentido más teatral de la palabra, y los diálogos adquieren dimensiones escénicas que rozan el monólogo. De resultas, seguimos la acción embelesados con la sospecha de que Rasero ha escrito, además de una novela de garra, las claves de un sugerente guión cinematográfico, a través de escenas, no por disparatadas menos efectivas, en el cuadro de una sociedad canalla que es inseparable de su crisis de valores.


El autor:
Jose Rasero Balón nació en 1962 en Alhucemas, ciudad marroquí del antiguo Protectorado Español; pero es Cádiz la ciudad que le hace vivir. Fue profesor de Lengua y Literatura españolas y, fiel al refrán de cada maestrillo tiene su librillo, son sus publicaciones anteriores la novela ‘Laila’ (1997) y el poemario ‘Brochazos’ (2001). Colabora en estos últimos años en varias revistas digitales (Suite101.net, Mecenas XXI, Rosas y Mosquitos) y es el artífice de un par de personales blogs (lasideasvarias.blogspot.com y elanavesva.blogspot.com).

Sinopsis:

Badián es el nombre de un tipo raro, "aquel rostro de extrañas formas cubistas y cabello de casco", que agarra con su prodigiosa memoria trozos de literatura que lanza, cual torpedos, cuando la vida aprieta. Rasero, con un estilo rápido, contundente y elaborado, construye un argumento sólido de múltiples vértices: drogas, cobayas humanos, armas, celos, familia, educación, política, indignada actualidad acompasada con pentagramas clásicos de Bach o pellizcos flamencos de tirititrán trantero. El autor reparte la acción a lo largo de la España de las autonomías, siendo en su Cádiz, de aprendidas calles estrechas y azoteas de catalejos, donde estalla el desenlace sorpresivo de la NADA que lo es TODO por los siglos de los siglos. Amén. (Juan Diego Fernández)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada