jueves, 28 de febrero de 2013

Donde se alzan los tronos, de Ángeles Caso

DONDE SE ALZAN LOS TRONOS
Ángeles Caso

Editorial: Planeta
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-08-00950-4
Páginas: 283


SINOPSIS:

Año 1700, Carlos II Rey de España y último monarca de la Casa de Austria muere sin descendencia, antes de su muerte los hilos de poder comienzan a moverse; por un lado su esposa Mariana de Neoburgo intriga para que el trono español pase a manos del archiduque Carlos de Austria. Finalmente y debido a la astucia de su confesor el monarca deja un testamento donde nombra heredero a Felipe, duque de Anjou, y nieto de Luis XIV de Francia (El Rey Sol). Felipe contrae matrimonio con María Luisa de Saboya y toma posesión del trono español como Felipe V, en ese momento cobra mucha importancia la figura de una mujer, Mariana de Tréimoille, Princesa de los Ursinos, íntima de Luis XIV, que en calidad de Camarera Mayor de la reina se hace imprescindible, por su astucia e inteligencia, para mover los hilos de la política española. Pero el archiduque Carlos, apoyado por el resto de naciones europeas no renuncia al trono español. España comienza su andadura bajo los Borbones, y Felipe tiene que luchar contra media Europa con la única ayuda de su abuelo, el monarca francés. El tablero (Europa y España) está listo, las piezas (monarquías europeas) colocadas en su lugar. El siblo XVIII comienza con una lucha titánica por hacerse con el ansiado trono español y sus reinos de ultramar y el comercio de esclavos.

RESEÑA:

El 13 de enero de 1715, después de un penoso y apresurado viaje de veinte día, la Princesa de los Ursinos cruzó la frontera que separa España de Francia y llegó a San Juan de Luz. La nieve, el viento y el frío habían sido tan intensos durante aquella cabalgata feroz que a uno de los cocheros hubo que amputarle un brazo porque la mano se le había congelado. Aun así, nadie vio nunca llorar a Mariana. Tampoco la oyeron quejarse. Ni siquiera, en los ocho años que aun le quedaban por vivir, se permitió jamás criticar en voz alta a Isabel de Farnesio o a Felipe V.

Decir que la novela histórica es mi género favorito es poco. Me apasiona la Historia y siempre he pensado que una buena novela que nos cuente algún hecho histórico es el mejor suplemento para los libros de texto.
Es curioso que con esta novela, a la que no dejo de reconocer el mérito de que su autora sabe de lo que habla y conoce a la perfección la ambientación de la época, le falta algo. Me ha resultado, a pesar de sus pocas páginas, un tanto soso y aburrido. He tenido la sensación de que en vez de leer un texto literario me estaban contando un documental, los personajes a pesar de ser de los más grandes que ha dado la Historia, independientemente de que puedan resultar más o menos antipáticos, no consiguen en ningún momento captar la atención. Diría que se ha perdido una buena oportunidad para recrear una buenísima novela histórica, ya que tanto el período histórico, como los personajes que intervienen no está explotado al cien por cien.

Creo que al texto le falta vida y no nos deja entrar en el argumento resultando demasiado corta y pasando casi de soslayo por una de las épocas más importantes en el destino de España y el resto de Europa, haciendo que el relato resulte precipitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada