lunes, 23 de abril de 2012

El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez


El Coronel No Tiene Quien le Escriba

  
Autor  Gabriel Gabriel García Márquez

Reseña escrita por Fernando  Pineda
 


”El Coronel No Tiene Quien  le Escriba” es una novela publicada por el escritor colombiano Gabriel García Márquez en 1961. Se ha dicho de esta breve novela que es una de las más emotivas que haya escrito García Márquez, y su protagonista, aquel viejo coronel que espera la pensión que nunca llega, es considerado como uno de los personajes más entrañables que haya creado el novelista cataquero. El mismísimo autor de la novela reconoció tras escribirla que era la más simple de las novelas que había escrito hasta la fecha.

En ella no se detectan muchas de las facetas características de este autor, como son los frecuentes saltos en la trama, la mezcolanza entre fenómenos fantásticos y situaciones reales, y algunos otros detalles que suelen resaltar en la lectura. La novela pretende reflejar el sentimiento de desasosiego ante la espera, tal y como el autor lo expresó. 


Muchos años después de publicarse la novela, en 1999, el director mexicano Arturo Ripstein llevó al cine la obra, con el mismo título que el original.El coronel vive con su esposa, quien padece de asma, en una casa de muy pobres condiciones. La historia comienza una mañana en la que en el pueblo se celebrará un funeral, al cual el coronel atenderá. Se revela que ese mes, octubre, es de extrema tristeza e incluso malestar físico para la pareja puesto que es el aniversario del fallecimiento de su hijo Agustín. Tras dar el pésame a la madre del muerto y toparse con unos cuantos conocidos, regresa a su humilde casa.

Sin aparente fuente de ingresos, la única esperanza de ganancia es un gallo de pelea que el coronel ha estado manteniendo en su casa durante varios meses, esperando que pelee en enero y ganar en las apuestas. Al ser viernes, como de costumbre, el coronel camina hasta el puerto donde recién arribaron varias lanchas, de una de las cuales desembarca el administrador de la oficina postal, al cual sigue hasta la oficina de correos. La noticia de la nacionalización del Canal de Suez revela que la historia transcurre en el año de 1956 .Posteriormente, el médico visita al coronel para revisar a su esposa, y tras dar su visto bueno, le da al coronel una carta con información clandestina que había sido censurada en los periódicos. En conversaciones posteriores del coronel y su esposa, es revelado que durante muchos años, cada semana, el coronel espera recibir una carta con su pensión de veterano por asistir a la guerra civil colombiana de la Guerra de los Mil Días, en la cual combatió cuando tenía tan sólo veinte años de edad.

Días después, el coronel ha escrito una carta demandando su pensión. Mientras tanto, el maíz que había sido comprado para el gallo, se acaba, y el coronel empieza a alimentarlo con habichuelas viejas. Su esposa argumenta que debería venderle un viejo reloj que tienen, tal vez su más valiosa posesión, al sastre del pueblo, Álvaro. Ellos en cambio ofrecen cuidarlo hasta las peleas de enero. El coronel duda mucho, pero al descubrir que su esposa ha tenido que empeñar sus anillos, decide vendérselo al propio don Sabas. El médico le aconseja al coronel que no se lo venda, pues don Sabas lo vendería posteriormente a novecientos  pesos. .Don Sabas sale de viaje, no sin antes acordar que cerrarían el trato al volver. Entonces, el coronel va a recogerlo y descubre cómo el emocionado público ovaciona al gallo, y en medio de una gran confusión y motivación, se lleva al gallo a su casa, decidiendo que no lo venderían, incluso aguantando los fuertes reproches de su esposa. Esta novela de género narrativo, contiene en sí un gran apoyo en sucesos históricos. El título resume prácticamente el argumento de esta novela de Gabriel García Márquez, publicada en 1961.

El coronel (su nombre y apellidos nos son desconocidos, pues el autor siempre lo llama "el coronel"), hombre de buena fe y bastante ingenuo, vive en su pueblo esperando recibir el aviso de que le han concedido la pensión a la que tiene derecho por haber servido en su juventud a las órdenes de Aureliano Buendía (que será uno de los personajes más recordados de Cien años de soledad). En el transcurso del último año, desde que su hijo Agustín murió acribillado a balazos mientras repartía propaganda clandestina, el coronel y su esposa, enferma de asma, se han visto obligados a vender los pocos objetos de valor que tenían para poder subsistir. Subsistir ellos y el gallo, animal de pelea, herencia de su hijo, por cuya culpa éste murió, según afirma la madre, pues fue en la gallera donde lo mataron. Enterado el coronel de que por la venta del animal puede obtener hasta novecientos pesos, decide venderlo.

Ante las protestas de su mujer, que alega la posibilidad de que el gallo sea vencido y no ganen un peso, y ante la pregunta de ella: "Dime, qué comemos", el coronel responde: "Mierda", palabra con la que termina el relato. La narración, muy corta (no llega a las cien páginas de letra grande) tiene un argumento muy sencillo. Lo que confiere calidad a la obra es la descripción de su tipos: el coronel, su esposa, el médico, don Sabas (el hombre más rico del pueblo). También el ambiente, mitad real, mitad fantástico, que impregna toda la obra de García. Márquez, le confiere una atmósfera de sutil poesía.


1 comentario:

  1. Lo leí y no me gustó nada de nada. Es de lo peor de Gabo.

    ResponderEliminar